Río Verde inferior

La parte inferior del barranco de Río Verde es apta para todos los públicos ideal para disfrutar del descenso de barranco con tu familia o junto con tu mascota.

Para realizar la media inferio de Río Verde deberemos de bajar el coche por el camino de entrada que pasa por la cancela de pago, tras pagar 5€ por persona y coche seguimos el camino que nos deja en el aparcamiento, esta parte está aclarada en el transfer de Río Verde.

Comenzamos en la poza de la cascada de la Y donde termina el descenso de la parte superior del barranco de Río Verde.  

[su_image_carousel source=»media: 170,90,194,193″]

Tras bañarnos en esta preciosa poza de Río verde comenzamos el descenso de la parte inferior del barranco Río verde, lo primero que nos encontramos es una pequeña cascada que supera por poco el metro y medio la cual podemos saltar y destrepar, a continuación nos encontramos una cascada un poco más alta de un par de metros, la cual también podemos saltar o destrepar, en el caso de saltarla tener cuidado con las piedras del fondo, es necesario caer en el sitio idóneo.

Seguimos nuestro descenso del barranco Río Verde por el curso del Río hasta llegar al primer rapel, el cual tiene varias opciones, podemos trepar la roca del margen izquierdo de Río Verde y hacer el rapel de unos 6 metros, podemos saltar desde esa misma base con cuidado porque es un salto encajonado y muy técnico, o podemos meternos en la cueva destrepar un metro y salir por el tobogán asistidos por cuerda. Esta última opción es la menos conocida y más atractiva, te recomendamos que la hagas si vas por primera vez a Río verde.

Seguimos nuestro descenso del barranco Río Verde con un par de saltos pequeños sin importancia, hasta llegar al siguiente obstáculo un salto de unos tres metros, que podemos hacer como tobogán si queremos, seguidamente nos encontramos en último rapel de Río verde, de unos 5 metros y medio. Con dos opciones un rapel a la derecha del curso del río y otro a la izquierda. La cascada de la izquierda suele bajar con más caudal, lo que lo convierte en un rapel más técnico. Detrás de la cascada podemos observar una bonita bóveda, una vez dentro podemos observar la caída de las dos cascadas.

[su_carousel source=»media: 521,522,524″ title=»no»]

Tras esta cascada proseguimos nuestro descenso hasta llegar  en unos minutos al último salto dentro del curso del Río, de unos tres metros de altura. Salimos nadando de la poza hacia la vereda que nos saca del Río y retorna a los coches.

Si nos hemos quedado con ganas de subidón de adrenalina, existe la opción de dar un par de saltos más, nada más salir nos encontramos en la siguiente poza los últimos saltos; el primero de unos 4 metros saltando los arbustos al modo Rey León. Y para los más atrevidos cruzando el puente, tenemos tres opciones más de salto, uno de 12 otro de 14 y otro de 16 metros. El llamado Salto de Fé de Río Verde, solo para los más técnicos y atrevidos, ya que desde el salto no podemos ver el agua.